Sin ttulo copia

EE.UU y Cuba iniciarán en enero en La Habana el proceso de normalización de relaciones diplomáticas

Estados Unidos y Cuba iniciarán a finales de enero el proceso para la normalización de sus relaciones diplomáticas tras más de medio siglo de ruptura y enfrentamiento ideológico.

La secretaria de estado adjunta para Asuntos Hemisféricos de Estados Unidos, Roberta Jacobson, confirmó hoy que viajará el próximo mes a La Habana para participar en los llamados diálogos migratorios, que servirán de base para normalizar las relaciones diplomáticas entre su país y Cuba.

Se trata de una nueva ronda del diálogo migratorio entre Estados Unidos y Cuba, uno de los pocos intercambios que mantenían hasta ahora Washington y La Habana.

El encuentro ya estaba programado y no es consecuencia del histórico anuncio que hicieron el miércoles el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y su homólogo cubano Raúl Castro, explicó Jacobson.

Tras 18 meses de negociaciones secretas, ambos mandatarios anunciaron que los dos países reanudarán relaciones diplomáticas, que estaban rotas desde 1961.

Los acuerdos migratorios entre Estados Unidos y Cuba, firmados en 1995, tienen como objetivo combatir la migración ilegal y facilitar el flujo migratorio regular. Los dos gobiernos los realizan de forma regular cada seis meses.

La responsable de Estados Unidos para América Latina explicó hoy en rueda de prensa que Washington quiere utilizar los diálogos migratorios "como una oportunidad para hablar de otras cosas en nuestra agenda" y "como parte del proceso de reanudar relaciones diplomáticas" entre los dos gobiernos.

La secretaria de estado adjunta dijo que el proceso de normalización es sencillo desde el punto de vista legal. "Podemos hacerlo vía intercambio de cartas o notas. No requiere un tratado o un acuerdo legal", precisó Jacobson.

Sin embargo, advirtió que la plena normalización de las relaciones entre los dos países no se hará de la noche a la mañana, ya que "de todos los anuncios hechos por el presidente, ninguno entrará en efecto de forma inmediata", pues deberán implementarse antes.

Como parte de este proceso, Washington y La Habana deberán transformar las Secciones de Intereses, que mantienen actualmente, en embajadas y nombrar a un embajador.

Obama podría tener dificultades a la hora de encontrar fondos para financiar la embajada o lograr que el Senado dé luz verde al nombramiento de un embajador estadounidense en La Habana por primera vez en 53 años.

A partir de enero, los republicanos tendrán mayoría en ambas cámaras del Congreso, como consecuencia de las elecciones legislativas del pasado 4 de noviembre. Muchos congresistas y senadores republicanos - en especial, los de origen cubano -se oponen a cualquier concesión a los hermanos Castro y podrían bloquear los fondos o el nombramiento del embajador.

En cuanto a la orden dada por Obama al Departamento de Estado para que revise la designación de Cuba como Estado patrocinador de terrorismo, Jacobson señaló que eso no implica que La Habana vaya a salir inmediatamente de la lista, pues esto dependerá de los resultados de la evaluación que se haga.

Obama ordenó que en un plazo de seis meses se le proporcione un informe sobre la implicación de Cuba en actividades de apoyo al terrorismo internacional. Cuba está desde 1982 en la lista de estados patrocinadores de terrorismo.

Jacobson explicó que la revisión que el Departamento de Estado analizará "si en los últimos seis meses Cuba no ha estado participando o apoyando actos de terrorismo". Entre otras cosas, también "se revisará si ha renunciado al uso del terrorismo y si ha ratificado instrumentos internacionales contra el terrorismo", precisó la responsable de América Latina.

 

 

 

WhatsApp Image 2018-06-19 at 22.48.15-2