Ataque deja al menos 84 muertos y enluta Día Nacional de Francia

 

Un trágico final tuvieron las celebraciones en Francia por el su fiesta nacional del 14 de julio. El caos reinó en Niza, al sur del país, cuando un camión arremetió contra una multitud que estaba reunida en el centro de la ciudad para observar los fuegos artificiales desde un paseo marítimo.

Miles de personas se habían congregado en la rambla costera de la ciudad turística, para celebrar el aniversario de la Revolución Francesa. Pero pronto el festejo se transformó en tragedia. Hasta ahora se registran 84 muertos y más de 100 heridos, 18 de ellos en estado crítico. Algunos de los testigos, describieron escenas de terror a través de las redes sociales. El camión embistió directamente a la multitud y cientos de personas comenzaron a correr aterrorizadas, mientras los cadáveres de algunas de las víctimas yacían en el suelo. 

El camión “impactó a varias personas durante un largo trayecto por una vereda”, describió una funcionaria de prensa de la prefectura local, Sylvie Toffin. Según la revista París Match, el camión recorrió la zona por unos dos kilómetros.  

 “Hubo una masacre en las calles, había cuerpos por todos lados”, describió el francés Wassim Bouhlel a la agencia AP. 

El chofer que conducía el camión y que llevaba armas y granadas, disparó hacia la multitud mientras manejaba en zigzag.

Las autoridades locales instaron a que las personas se quedaran en sus casas. “Por el momento permanezcan en sus domicilios”, escribió en su cuenta de Twitter, el alcalde Christian Estrosi.

Estrosi aseguró a los medios locales que el camión era conducido por alguien que parecía tener “un comportamiento completamente premeditado”.  

El Presidente Francois Hollande, que se encontraba en Aviñon, en el sudeste de Francia, volvió de emergencia a la capital tras conocer la noticia, para establecer una “célula de crisis” con las autoridades francesas. El mandatario dijo que es "innegable el "carácter terrorista" del ataque.

"Vamos a reforzar aún más nuestra acción en Irak y en Siria", donde Francia  lucha contra los yihadistas del EI, aseguró Hollande, quien confirmó la  presencia de "varios niños" entre las víctimas.

El conductor del camión fue abatido por las fuerzas de seguridad, según señaló a los medios franceses el suprefecto Sébastien Humbert. Testigos aseguraron también escuchar un intercambio de disparos, lo que no fue confirmado por las autoridades. 

Cerca de la medianoche ya se había establecido un importante dispositivo de seguridad, con numerosas ambulancias, policías y militares desplegados por toda la zona. Las autoridades estaban investigando el hecho como un ataque terrorista. Será la sección antiterrorista de la fiscalía de París la que se hará cargo de la investigación. 

En los últimos ocho meses Francia ha sido golpeada por sangrientos ataques terroristas. En noviembre de 2015, 130 personas murieron y más de 250 resultaron heridas en un atentado múltiple en París. En enero pasado, tres yihadistas realizaron una matanza en la revista satírica Charlie Hebdo y en un supermercado de comida kosher.

Lo de Niza podría convertirse en el segundo atentado con mayor número de víctimas en Europa en los últimos años, siendo superado por los ataques de noviembre en la capital gala.  

Según el diario británico The Guardian, hace dos semanas las autoridades francesas habían anunciado que estaban aumentando las medidas de seguridad para la época estival, al desplegar policías armados para que patrullaran las playas.

Los agentes pertenecían a la fuerza antidisturbios CRS, que habían sido previamente equipados con luma y esposas, les habían permitido usar fundas para llevar pistolas por primera vez. También contaban con un chaleco antibalas.

La medida se tomó dos semanas después de que un policía desarmado y su compañero fueran apuñalados en frente de su casa fuera de París. El “Estado Islámico” reivindicó ese ataque, que desató un debate en el país sobre si la policía debería portar armas fuera de las horas laborales.  

Según The Guardian, los resultados de una investigación de una comisión parlamentaria sobre los ataques del año pasado en París en los que en total murieron 147 personas, que fueron divulgados la semana pasada, identificaron una serie de múltiples fallas en las agencias de inteligencia. Así, recomendó la revision total de los servicios de inteligencia y la creación de una agencia nacional de contraterrorismo al estilo estadounidense.