Politica

Sin acuerdo terminó reunión entre ministro de Justicia y voceros de huelguistas mapuches

En completo hermetismo llegó ayer el ministro de justicia Hernán Larrain a reunirse con los voceros de los presos mapuche que mantienen -por más de 100 días – una huelga de hambre en la cárcel de Angol.

La reunión se realizó en el antiguo edificio municipal del Collipulli, a la cual se indicó asistieron Rodrigo Curipán, Daniel Melinao y Víctor Queipul. Sin que se alcanzaran acuerdos. He incluso, la dirigente gremial de malleco, Gloria Naveillan, a través de su cuenta en twitter señaló que tras la cita el vehículo del ministro habría sido apedreado. Hecho que no ha sido confirmado, ni desmentido.

En este contexto, y mediante declaración pública, la Coordinación de Organizaciones de Derechos Humanos de La Región de La Araucanía, manifestó su preocupación por la situación en que se encuentran los 22 presos mapuche que aún continúan en huelga de hambre después de 116 días en los distintos centros penitenciarios de Angol, Temuco y Lebu.

En la práctica, dice el texto, las demandas de los presos se traducen en el cambio de medidas cautelares y de la forma de cumplimiento de sus condenas, de manera que puedan ser ejecutadas en sus comunidades y de acuerdo a sus condiciones culturales,temas reconocidos en los artículos 8, 9 y 10 del Convenio 169.

Cambio de medida cautelar que según la organización la Corte Suprema otorgó a causa de la pandemia a 13.321 reclusos, entre los que no habrían sido considerados mapuches, indican los abogados Riquelme y Silva, integrantes de este colectivo.

Esta tarde el ministro Larrain, en Talca ofreció un punto de prensa refiriéndose a la reunión donde indicó

“Nosotros hemos enfrentado esta situación de los huelguistas de hambre en distintos penales de La Araucanía con una sola forma, que es la del diálogo, tratando de respetar las protestas, en la medida que estas no generen conflicto ni perturben el funcionamiento de los recintos penitenciarios, pero buscando a través del diálogo comprender lo que se plantea.

En algunos lugares hemos tenido éxito, porque las peticiones que se han hecho, corresponden a peticiones que se enmarcan dentro de las normas penitenciarias vigentes, y hemos podido dar curso a esos requerimientos.

Pero en otros lugares, como es el caso de Angol, las peticiones -he estado reunido en el día de ayer con ellos- exceden lo que Gendarmería o este Ministerio pueden hacer. Es decir, peticiones que van más allá de la normativa legal y reglamentaria que existe.

Sí hemos manifestado nuestra voluntad de adecuar nuestro sistema de justicia penal, nuestro sistema penitenciario, a compromisos internacionales como los que establece el Convenio 169 de la OIT, que tiene una mirada especial para quienes están privados de libertad y pertenecen a los pueblos originarios.

Lamentamos esta falta de sensibilidad y de comprensión, pero para el diálogo, para que éste resulte, se requiere de dos partes, y nosotros hemos puesto la nuestra, sin embargo hemos advertido, en algunos grupos, como los de Angol, intransigencia. Esperamos que la depongan, porque aquí hay vida de personas que están en juego, y nosotros respetamos y tenemos la responsabilidad, porque son personas que están bajo la custodia del Estado, de cuidar la vida y salud de esas personas y, ciertamente, vamos a cumplir con eso porque no se puede poner en riesgo, por peticiones indebidas, la vida de nadie”, enfatizó el Ministro.

Noticias mas leidas

To Top