Regionales

Nuevo brazo articulado de la Séptima Compañía protagonizó su primera emergencia de gran envergadura

Era el mediodía del martes al interior de una planta de extracción de áridos ubicada en la ruta Temuco – Labranza, a la altura del kilómetro 8,7 cuando un trabajador que se encontraba en la parte alta de un conteiner, sufrió una potente descarga eléctrica.


El hombre resultó con quemaduras de gravedad y era necesario rescatarlo desde la altura, por lo que los testigos llamaron a Bomberos y al Samu.
Hasta el año pasado, este tipo de rescate suponía la instalación de escalas y un lento proceso de asegurar a la víctima y comenzar a descenderla desde la altura, pero a fines del 2020, el Cuerpo de Bomberos de Temuco adquirió un carro que cuenta con una cabina con capacidad de cinco voluntarios más el conductor; y un brazo hidráulico que alcanza entre 42 a 44 metros de altura, el que posee una plataforma para rescatar a una o más personas y las trae a nivel del suelo en pocos momentos.

Si bien este carro -que es operado por la Séptima Compañía, cuyo cuartel se ubica en avenida San Martín, cerca de la intersección con Andes- ya había participado en rescates de mascotas y personas postradas que quedan encerradas en edificios, esta fue su primera emergencia de gran envergadura, logrando el rescate de la persona electrocutada en pocos minutos, para ser entregada al Samu.


Así lo confirmó el capitán de la Séptima Compañía, Carlos Coilla, quien explicó que se trabajó en conjunto con la Tercera Compañía.


La unidad, “También posee una manga de rescate, que es como un tobogán, que permite lanzar personas desde los 44 metros de altura hacia una zona segura, en cosa de segundos, además que el carro viene equipado con camillas, equipos de cuerdas, entrada forzada y también un estanque de mil 500 litros de agua, lo que le permite incluso trabajar como carrobomba” puntualizó el capitán de la Séptima Compañía.

Noticias mas leidas

To Top